En verano, ¡no te olvides de cuidar tus ojos!

Descubre los mejores consejos en nuestra óptica Online

Siempre hay que prestar especial atención a los ojos, pero es concretamente en verano cuando sufren más los efectos del sol y debemos cuidarlos más. Para ayudarte, desde nuestra óptica Online hemos preparado una serie de consejos.

Las largas horas expuestas al sol pueden ser sumamente peligrosas para nuestros ojos. No solo corremos peligro al aire libre, en el interior también corremos el riesgo de sufrir algún daño. Por ejemplo, tener encendido el aire acondicionado mucho tiempo puede resecar los globos oculares. Entérate con L´Òptica Barcelona de las claves para proteger los ojos durante el verano. Toma nota:

Utiliza siempre gafas de sol. Lo más importante durante el verano para la protección de los ojos es usar gafas de sol. De esta manera aislamos a los ojos de la radiación solar. Es fundamental que las lentes sean de calidad y cuenten con cristales homologados. Con tus ojos no te la juegues, echa un vistazo en nuestra óptica Online y elige tus lentes.

Más protección para los más pequeños. Es muy importante que los más peques utilicen gafas de sol. El ojo de un niño es mucho más sensible a la luz solar. Además, en verano los más jóvenes están más tiempo al aire libre sin ningún tipo de protección en sus ojos, lo que a la larga se traduce en una aparición de cataratas a una edad más temprana. Para evitarlo se recomienda el uso de gafas de sol a partir de los 5 o 6 años y también el uso de gorros o sombreros.

La alimentación, buena aliada. En verano nuestra alimentación es mucho más ligera: ensaladas, frutas o verduras son los alimentos más consumidos y también son los ideales para cuidar nuestra vista. Los alimentos ricos en antioxidantes como las frutas tropicales, los cacahuetes, las legumbres o el pescado reducen el riesgo de padecer cataratas y actúan como protectores de la luz.

Cuidado con las lentillas. Nos permiten ver en la playa o en la piscina sin necesidad de llevar gafas, pero en verano nos pueden generar multitud de infecciones oculares. El agua de la piscina contiene cloro y numerosos antialgas, que no generan ningún tipo de reacción en el cuerpo humano pero sí en los ojos. Si nos bañamos con lentillas, en cuanto abrimos los ojos estas se empapan de cloro y eso se queda en el ojo. Estos microbios a la larga nos puede provocar infecciones, conjuntivitis o queratitis.

Hidrata el ojo. Los aires acondicionados son uno de los peores enemigos del ojo. Cuando nos encontramos en lugares climatizados, el aire es muy seco y se renueva poco, dos elementos que provocan que la lágrima del ojo se evapore con más rapidez. Es importante cuidar nuestra salud ocular para evitar que se agudice la enfermedad del ojo seco.

Siguiendo estos sencillos, pero fundamentales consejos, tu vista se mantendrá sana y tus ojos a salvo de las radiaciones solares. Ya lo sabes, este verano no salgas sin tus gafas de sol.

Volvemos la próxima semana con más novedades. Os esperamos en nuestra óptica Online.

Comparte este post con tus amigos

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario